Cómo mejorar los malos hábitos de esta profesión.

Una mala alimentación, el sedentarismo y el tabaquismo son tres de los principales malos hábitos de salud del transportista. No son específicos de esta profesión, pero sí los sufren en un porcentaje mayor que en otras. Esto da lugar a un gran estrés emocional, cardiopatías y patologías óseas o articulares relacionadas con la columna.

Hábitos saludables

Si te has visto reflejado en estas costumbres y no quieres seguir potenciándolas, existe una serie de rutinas que puedes ir incorporando poco a poco a tu vida diaria y que acabarán mejorando enormemente tu salud. ¿A qué nos estamos refiriendo? Toma nota:

Lleva una correcta alimentación

Instalar una nevera para poder llevar comida hecha en casa y comer equilibrado es una buena opción. Aunque también puedes optar por llevar una dieta equilibrada incluso comiendo fuera, es decir, en vez de pedir el plato que más te guste, pedir el más saludable o el que más se adapte a tu dieta.

Comer fruta entre horas cuando tienes hambre también te ayudará.

Bebe mucha agua

Es fundamental beber dos litros de agua diarios o, lo que es lo mismo, unos ocho vasos. El cuerpo humano está formado por alrededor de un 70 % de agua y es algo que hay que reponer.

Estos ocho vasos no tienen por qué ser únicamente de agua, puedes beber té, zumo, leche o café, lo que te resulte más cómodo o más atractivo, pero nunca bebidas azucaradas, puesto que el efecto en el cuerpo no es el mismo.

Haz ejercicio moderado de forma diaria

La mejor opción es poder realizar algo de ejercicio antes de comenzar la rutina diaria, pero en la mayoría de las ocasiones necesitas madrugar para llegar a destino a tiempo, por lo que debes postergar tu rutina de ejercicios.

Si este es tu caso, puedes aprovechar las paradas obligatorias para ejercitarte. Quizás llevar una bicicleta plegable en el camión y aprovechar para rodar un poco sin motor o hacer un poco de running. El ejercicio y el aire libre ayudan a despejar la mente y a desentumecer el cuerpo.

Descansa de manera adecuada

Camión aparcado

Buscar un sitio confortable, a ser posible silencioso, relajarte y dormir un mínimo de 7 u 8 horas seguidas será la opción más acertada. De esta manera regenerarás cuerpo y mente y podrás mantener una buena salud que te permita ponerte en marcha una jornada más.

Además del descanso nocturno, recuerda que debes parar cada dos horas (o cada 200 km) para evitar el sueño y la fatiga.

Fumar no es una opción

Un 40 % de los transportistas fuman diariamente y tres cuartas partes de ellos fuman más de 15 cigarrillos al día. Es un hábito que muchas veces se tiene simplemente para estar ocupado, pero eliminarlo o cambiarlo por masticar chicle o comer caramelos influirá muy positivamente en tu salud.

Para concluir

Además de estas cinco rutinas, puedes sumarle mantener una buena postura corporal, puesto que es lo que va a ayudarte a evitar lesiones y dolores musculares. El cambio de los hábitos de salud del transportista no es difícil, pero sí requiere constancia y fuerza de voluntad. Está en tu mano.