Hablar de los diferentes tipos de camiones es un tema muy amplio y existen características de distintas clases. Aunque también podemos ver que pueden ser muy similares en cuanto a capacidad, peso, medidas o cualquier otro requisito, pero la utilidad puede llegar a ser completamente diferente. Esto es lo que ocurre cuando hablamos de un camión frigorífico o un transporte de temperatura controlada.

Esta clase de vehículos son utilizados para el transporte de mercancía perecederas o que necesitan una temperatura exacta para su mantenimiento.

El objetivo de estos camiones es mantener esa temperatura fijada desde el momento que se recoge la carga hasta la hora de entregar la mercancía.

Banner Camion Directo

 

¿Qué se debe tener en cuenta?

Para este tipo de transportes con un camión frigorífico es importante contar con un vehículo de tipología ATP (Acuerdo Internacional de Transporte de Mercancía Perecederas), estos consisten en tener controlado el espacio de carga y la temperatura a la que se lleva la mercancía.

Para que el objetivo marcado se lleve a cabo es necesario el pre enfriamiento del vehículo antes de trasladar la carga. El transporte de temperatura controlada debe tener la temperatura exacta o quizás un poco más elevada, dependiendo de la carga que se va a llevar en la parte trasera. Para saber si es la temperatura idónea es necesario contar con un dispositivo o un registrador de temperatura.

Es importante saber que las puertas del vehículo nunca deben ser abiertas hasta el momento en el que se llegue a su lugar de destino. Si los productos llegasen en mal estado, la responsabilidad es de la empresa de transporte.

Tipos de transportes de temperatura controlada

Aunque conozcamos este tipo de vehículos bajo el nombre de camión frigorífico, lo cierto es que existe una gran variedad dependiendo de las características que ofrezcan. No todos los camiones sirven para las mismas funciones.

Dependiendo de la mercancía y de las temperaturas los vehículos se pueden definir de las siguientes maneras:

Camión isotermo

Este vehículo no cuenta con un motor que haga bajar la temperatura en el interior del camión. Simplemente, cuenta con las paredes aislantes, además del suelo y el techo del interior de la parte de mercancías. Debido a ello, la temperatura se nota considerablemente entre el exterior y el interior.

Camión refrigerado

Este vehículo isotermo logra reducir la temperatura en el interior de la zona de carga, además de conservarla si la temperatura media de fuera es entre 30 grados o -20 grados. Todo dependerá del vehículo.

 

Camión frigorífico

En esta ocasión el camión cuenta con un dispositivo que aporta frío a la parte interior de la caja de carga. De este modo, permite reducir la temperatura en el interior de la mercancía y mantenerla de manera estable entre 12 grados y -20 grados. Dependiendo del vehículo que se utilice.

Camión calorífico

Al contrario que el resto, en esta ocasión este vehículo isotermo genera calor y logra aumentar la temperatura del interior y mantenerla estable alrededor de unas 12 horas. La temperatura está siempre por encima de los 12 grados.

Estos son los diferentes tipos de camión frigorífico que existen dependiendo del tipo de carga que se lleve. Aunque hay algo que siempre debe tenerse en cuenta para posibles fallos en la mercancía y es tener un buen seguro de camiones. Esto sólo lo podrás conseguir con Camión Directo.

Consigue el mejor seguro para tu camión frigorífico gracias a las pólizas que te ofrecemos con las coberturas más completas y a un precio muy competitivo. En Camión Directo sabemos lo que necesitas y te lo ponemos muy fácil.